domingo, noviembre 28, 2010

Beatlemania, el paso del tiempo

Es innegable que la beatlemania corre por mis venas. Todavía recuerdo la ocasión en que fui por primera vez a comprar un producto beatle. Fue un casete de Let It Be. Fue en un cumpleaños. Y así siguió a través del tiempo.

Recuerdo mis años de secundaria. Yo era un muchacho con la beatlemania encendida. Y curioso el caso pues mis compañeros, mas preocupados por otras cuestiones pubertas, me miraban con un aire de incredulidad. ¿Porque esa obsesión? No tengo una idea, y creo que ellos también no encontraban una respuesta concreta.

Esas platicas que terminaron inspirando a una joven de la cuál estuve secretamente enamorado en mi juventud, hasta que al reencontrarla después de haberla perdido al paso del tiempo, se volvio fanatica del cuarteto de Liverpool. Esos instantes en que mi emoción con ella, compartir mi afición se veían eclipsados por su desinterés, contrastaron con mi sorpresa al saber que le influencie de alguna manera.
Yo recuerdo, hace muchos, muchos, muchos años haber conocido a una muchacha. De ello ya hace muchos años.

La gente se olvida siempre. Bueno, casi siempre.

No espero que recuerdes, ni espero que me respondas (que seria lo ideal). Pero si puedo decir que me acuerdo de ti. No hace falta que te mencione nada mio pues puedes encontrarme en la red.

La curiosidad no mato al gato esta vez. Y buscar y encontrar no es difícil hoy en día.
Un instante en mi vida. Y paso asi, fugaz. Y en el trayecto, segui enamorandome mas de la música.
ahora resulta que yo que no sabia ni media papa de beatles recuerdas y tu me mostrabas sus canciones y ahora logre contestar y ganar*
Y se volvio a perder en el camino. Aún sigo esperando, Itzel.

Igual la influencia fue innegable en otra chica. Curiosa. Desmadrosa. Una chica simpática. Y mi interés no llego en ese momento, sino que fue después, cuando nos dejamos de ver que también, la chispa de la beatlemania le pego. Formas misteriosas tiene la vida de mostrarnos la afinidad con ciertas personas.

El momento en la preparatoria parece haberse quedado solo dentro de mi. Conocimiento puro. La radio fue mi amiga en ese momento. Mi sempai. Seguí aprendiendo en el camino. Y a mi lado, no hubo, por ese momento, el compartir la chispa.

Mis años de universitario parecen ser los mejores de mi vida. Pero al mismo tiempo, seguí esperando. Tal parece que de entre tanta muchedumbre, no existió alguien con la afinidad a flor de piel como la mía. Y seguí buscando. Pero no encontré.

A lo largo de estos años he disfrutado la beatlemania. Y en un ejercicio de honestidad musical, un día me llegue a preguntar porque la chispa broto en mi. Y la respuesta fue simple: Sinergia. La sencillez musical, de la que tanto me contaban mis tíos o papa, no era tanto eso. Porque si lo analizamos bien, la música de los Beatles no es compleja. Pero la realidad es que es compleja. Porque fueron 4 tipos que se esforzaban en tocar bien. Y eso es todo. Así de simple. Amor por lo que les gustaba hacer. Y eso fue, lo que hizo grande a los Beatles.

Hoy en dia, mi gusto no ha mermado. Sigue mas fuerte que nunca. A mi alrededor esta gente nueva. Igual, sin afinidad, pero eso no importa. Y es como la música sigue tan vigente, como si fuese ayer. Como si fuese ayer.


* En un concurso de radio.
Publicar un comentario