lunes, noviembre 15, 2010

Inspiración

Mi alter ego estaba que no lo creia. Si, era prematuro, pero era lo que era y no podia esperar mas. En lo que mi enloquecida mente trataba de ordenar las ideas, pensaba que diablos iba a hacer. Tome lápiz y papel y comencé a apuntar: "Esta noche será grandiosa..."

Salí de casa presuroso, tome la combi y saque los audífonos. Prendí el iPod y de sobresalto me apure a bajar el volumen que había dejado demasiado alto. De fondo, la música en aleatorio que por lo general ando trayendo. Si, de sorpresa siempre me ha gustado esperar las cosas y la música no es la excepción. Sorpresivamente "Norwegian Wood" tomo lugar y conforme la melodía seguía, tome atención a la letra. Sobretodo sabiendo la situación en la que me encontraba aun, con el corazón roto de lo que había pasado dos semanas atrás. Si, prender fuego a la situación y eliminarla por completo como dice la ultima frase (o casi).

Siempre había tenido la impresión de que la música de los Beatles me acompañaba en mi vida cotidiana. De hecho lo comenzó a ser desde que había abierto mi corazón al grupo desde los doce años. Y a cada situación ya sea adversa o de alegría siempre se había visto acompañada de una canción. Ya pensándolo bien, creo que cualquier otra melodía bien se puede acoplar, pero mi amor a los Beatles habían hecho que ajustara perfectamente cada canción a mi vida. Y Norwegian Wood tomo posesión.

Bye bye blackbird.
Publicar un comentario