jueves, mayo 11, 2017

Los Beatles y el Futuro y Yo

Por Rene Franco*

Les voy a vender una idea para una película. ¿Listos para que entremos juntos a Hollywood? Sé que es buena y que puede funcionar, pero la verdad me da mucha fiaca escribir el guión; así que los invito a colaborar conmigo. Aquí está la propuesta (y conste que trae copyright).

El personaje central deberá viajar en el futuro. Como ustedes quieran; mediante el clásico método de la criogenización, la existencia de una maquina del tiempo o el método Rip Van Winkle. Da lo mismo. Este tipo se quedara dormido en 1999, justo ahora, y despertará más o menos en mil quinientos años. 

La humanidad habrá sido reducida a cenizas como por el año 2250 y la civilización resucitara más o menos hacia el año 2800. ¿Me siguen? Nuestro héroe despertara para encontrarse con un mundo occidental fascista en el que hay un control absoluto de la ideología. Y una nueva religión. Los habitantes de ese futuro practican el lennonismo. John es Jesucristo reencarnado. 

A simple vista, el mundo parece mucho mejor: Mucho respeto a la naturaleza, un "aliviane psicológico" en la sociedad, la practica abierta del uso de las drogas y el sexo sin fronteras... Nuestro héroe pensará que tal vez no esta tan mal que la palabra de John Lennon se haya desfigurado con el paso de los siglos, ni que Paul, George y Richard sean considerados sus apóstoles. Tal vez, después de todo, el recalcitrante ateo de Liverpool haya servido para mejorar a la humanidad en su renacimiento futuro como centro de toda creencia religiosa... 

 Sin embargo, poco a poco, nuestro personaje se dará cuenta de que algo anda mal. Para empezar, el sincretismo entre religiones habrá generado en el lennonismo una "casta divina", con un descendiente en línea directa de John y Yoko (en el futuro Yoko será recordada con la imagen de Cynthia, su primera esposa, quien será llamada Yojo). Este sacerdote supremo cumplirá varias leyes y sacramentos supuestamente dictados por John. Uno de ellos es la obediencia teocrática absoluta. 

Por supuesto, la gente no conoce la verdadera palabra de Lennon; "Imagine" no suena por ninguna parte; y aunque los sacerdotes le dicen al pueblo que "todo lo que necesitan es amor", lo hacen para convencerlos de que su pobreza es el mejor camino para acercarse a John. Por las noches, en sus respectivas intimidades, los gobernantes deciden qué se lee y se escucha en Occidente. 

Nuestro personaje tendrá, por supuesto, acceso a ese poder. Como visitante del pasado y conocedor de los tiempos en los que vivió el Mesías, será adorado al principio. Después se convertirá en una amenaza para el sistema: durante una comida de Estado, se le ocurrirá rebatir a los sacerdotes y al descendiente de John; preguntando que pasó con los discos originales de los Beatles, y querrá saber si existe aún una copia de la película Imagine

Descubierto, perseguido y acosado, el personaje huirá para unirse a una guerrilla libertaria que quiere acabar con el mundo feliz planteado por el sistema. Su mayor arma: la palabra real de John (más o menos que el mismo temor que la Iglesia Católica tiene de que la gente entienda la palabra de Cristo). Su principal objetivo: tomar por asalto Strawberry Fields, la casa de gobierno, y rescatar de entre sus archivos clasificados la música, la poesía y las películas originales de Lennon. el objetivo es la libertad. 

¿A que viene esto? A que se me pidió que escribiera una nota titulada Los Beatles y Yo y esta historia contiene un ángulo muy personal... Además, creo que resume la idea de que nuestras vidas han sido tocadas por ese grupo, especialmente por Lennon. El planteamiento, en suma, es: si ustedes fueran el personaje de esta supuesta historia...¿se quedarían cobijados por el poder o defenderían la ideas de John Lennon?

Por lo menos algo de moral les burbujearía en el cerebro; porque a final de cuentas, ustedes también (como casi todo Occidente) han vivido bajo las normas planteadas por estos ídolos sesenteros. Lennon supo, en efecto, ser más popular que Cristo, termino crucificado a su manera y su trabajo podría ser retomado religiosamente con el tiempo, si los archivos históricos que lo contienen se borran o se pierden. John es el ejemplo perfecto de un personaje que genera idolatría. 

Además, Los Beatles han hecho por muchos de nosotros lo que otro tipo de fe no ha podido. Si Moisés trajo las tablas de la Ley y algunos entendieron que era mejor vivir sin matar o robar; Lennon y las generaciones de artistas que le siguieron marcaron el camino moral tras el fracaso del progreso y el totalitarismo que culminó con la Segunda Guerra Mundial. Esa Europa espeluznante en la que nació el rock, condujo a los que habitamos la segunda mitad de este siglo al placer, la tolerancia, la paciencia, la inteligencia, la música y el amor. 

Muchos hemos vivido en Occidente al amparo completamente abelesco (ver La Biblia) de las ideas que John puso en canciones. Él y Los Beatles moldearon una moral pacifista que aún nos determina. 

Por eso pregunto: ¿defenderían ustedes esa idea si la retomara un sistema fascista para usarla a favor, o se rendirían a ese sistema adoptando sus ventajas? Se las dejo de tarea... Y por un momento reflexionen mientras encuentran su respuesta...¿Están o no tocados por la vida de este padre moral de Occidente llamado John Lennon? 

Yo si. Y creo que la mayoría podemos por ello escribir nuestro propio ensayo titulado Los Beatles y yo (soy él, como tú eres él, como tú eres yo y todos estamos juntos).

*Crítico y periodista. 

Historia publicada en la revista "La Mosca en la Pared" año 5 num. 36, pag. 17.
Publicar un comentario