miércoles, marzo 18, 2015

Politicamente humano

Hoy recibí un comentario pidiendo corregir mi postura hacia un comentario que realice en un foro.

Mi comentario se refería a "el tocar con ese negro..." ya que estábamos refiriéndonos a una colaboración musical entre cierto músico leyenda y ese personaje de ascendencia afroamericana egolatra-casadoconunaparasitodelatvgringa. Espero sepan de quien hablo.

Ok, en este momento es que la "reprimenda" es porque utilice la palabra prohibida. La palabra N para un natural o descendiente del continente africano que debe ser borrada del abecedario. Bueno, exagero. De la existencia.

Mi comentario nunca fue en sentido despectivo. Dije negro porque es negro. No porque negro sea mala palabra. Yo no soy políticamente correcto. Hablo como debe ser, de la forma en que debe ser y utilizo las palabras que deben ser. Hoy en día, utilizar ciertas palabras hieren susceptibilidades en ciertos sectores. Y eso no esta bien. Hay que decir las cosas como lo son.

Admiro a mucha gente de color negro. Admiro a gente de color blanco. Admiro a gente de color amarillo. Admiro a gente de orientación sexual diferente a la mía. Admiro a gente de otras religiones. Admiro a gente que piensa diferente a mi.

Yo soy de complexión robusta y en muchos momentos de la vida me han dicho gordo. Hubo un tiempo en que me afecto ese tipo de comentarios. Después, lo pensé mejor y deje de darle importancia. Aceptar las cosas como son. Un flaco es un flaco, un chaparrito es un chaparrito, un "garrocha" es un "garrocha".

Los gringos son así. Se escandalizan por todo. Que sufrieron los descendientes de africanos... lo sabemos. Pero una ley no cambia el color de piel con que se nace. O el peso. O la estatura. U otras condiciones. Un mexicano lo sabe, pues es producto del mestizaje, en poca o mayor medida. Y lo vivimos día a día con la discriminación a nuestra gente.

¿Y tú, cuál es tu punto de vista?
Publicar un comentario