lunes, enero 26, 2015

Estado de Mentiras, el caso de Ayotzinapa

La gente en México normalmente no se sorprende por las acciones que su gobierno emprende. Y eso era hasta que entro el Gobierno Impostor de Enrique "Das Asco" Peña Nieto. Desde que entro, ha aumentado todo: secuestros, extorsiones, asesinatos políticos, etc. Al típico estilo PRIista de toda la vida. La gente sabia a lo que le apostaba y le aposto mal. Hoy en día, el país vive una situación de estado fallido. Desde el narco en el norte controlando Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Nuevo León y Michoacan pasando a los problemas de inestabilidad social en Guerrero y Oaxaca, metiéndose a la arbitrariedad de estado en Puebla y Queretaro, Estado de México, Veracruz y Tabasco, manchándose el piso con la sangre de periodistas en el narco-estado de VeraCruz (nuevamente) y terminando con el despilfarro de dinero en Chiapas, Yucatan, Campeche y Quintana Roo y Tlaxcala, curiosamente gobernados por el PRI. 

Una situación difícil que el mismo gobierno se niega a ver y plantea una situación diferente: de crecimiento económico, de baja de la violencia en el país y de una prosperidad en todos los sentidos. Mentiras y más mentiras.

Hace 4 meses desaparecieron 43 muchachos en Iguala, Guerrero. Y hasta la fecha, las instancias de gobierno en México se hacen pendejos al más puro estilo PRIista. Nadie sabe, nadie supo. Cráneos por aquí, huesos por allá, cenizas por delante, idiota por detrás. Cansados y no los familiares sino los representantes de la ley... y no cansados por hacer su trabajo sino por ser cuestionados. El PRI nunca pensó que el pueblo podia abrir los ojos. El PRI pensó que la gente iba a ser la misma idiota puta de siempre. Y aunque parece que todavía es así, hay un dejo de esperanza y de cambio.

El pasado 22 de Enero se presento una comitiva en Tlaxcala para tratar el tema. Y aunque hubo poca gente, la poca que estuvo por lo menos es la que dejo de creer en el estado noticioso oficial. Una cosa es lo que se dice en la tele y otra lo que pasa en la realidad. Escuchar a los involucrados cala. ¡Quien diablos espera que les maten a sus familiares e inclusive que quisieran desaparecerlos simplemente por querer expresarse... por exigir mejores condiciones!

Poco a poco, parece que la olla de presión esta a punto de reventar. Esperemos los cambios sean para bien... la paciencia finita, no es.


Publicar un comentario