lunes, agosto 22, 2016

"No pasa nada, wey, estas en México": La cultura de la corrupción o un telepresidente plagiario

Dice Federico Arreola que Aristegui esta acabada por hacer un reportaje tan laxo. Que es una "venganza" personal y que se deje de obsesiones personales.


La realidad, sin embargo, es otra.

Mientras algunos minimizan la noticia de Aristegui diciendo que es una "mamada" como Federico Arreola de SDPNoticias (la verdad sus dichos se minimizan sabiendo que es un perro del gobierno, http://www.ndmx.co/2015/09/21/federico-arreola-dueno-de-portal-que-llamo-pendejos-a-quienes-critican-a-carmen-salinas-ha-recibido-mas-de-15-mdp-del-gobierno-federal/) u otros tantos, no deja de ser un acto de corrupción. Igual no lo es, pero se convierte ahora si, para definirlo con palabras concretas, en TRAMPA.

Dice presidencia que "fue hace 25 años" y todo se trata de "error de redacción". O en gobernación son iguales de pendejos ignorantes o de plano el descaro ya les vale madre. En una tesis NO PUEDE haber plagio, no puede haber errores. No puede simplemente haber algo mal. Es algo que determina el futuro profesional.

Mientras algunos minimizan un caso tan grande, en Hungria no es poca cosa. Paso hace 4 años. Pál Schmitt, otrora presidente dimitió a su cargo por haber plagiado su tesis de doctorado. Y tuvo los huevos de dejar el cargo, quizás al saber que de una u otra forma su carrera con ese simple acto, estaba acabada.



En México, al contrario, el caso pasa por un "pues ya que", "no pasa nada, wey, estas en México" y cosas por el estilo.

Hace unos días, en una discusión por internet, un chico mencionaba que la corrupción no era parte de la cultura mexicana y que no pasaba nada. Y le refute que se equivocaba, lastimosamente, ya que esta ha ido adheriendose poco a poco en la cultura, volviéndose algo común. Si no corrompes eres un tonto. Si no das, no obtienes (cuál filosofía alquimista). Si no corrompes eres un pendejo.

No, no es poca cosa. Para quien lo sea, es porque la corrupción, la trampa es parte de su vida. Desde meterse a una cola sin formarse, dar un billetazo para agilizar un tramite, comprar un boleto en reventa, robar gasolina, robar la luz... para algunos es tan común como ver a su presidente enriquecerse y robar a ojos vistos.

Total, estas en México, wey.
Publicar un comentario