martes, diciembre 31, 2013

Encontrándome a mi mismo

No ha sido un año fácil para mi. Deje el trabajo y las oportunidades parecen haberse esfumado. Y la confianza en mi persona, al punto de la extinción.

Es difícil saber que esperar de la vida cuando las cosas simplemente no salen. Culpar a los demás, buscar chivos expiatorios. Menor reconocer lo que uno ha hecho mal.

En lo profesional no he logrado expandir mis oportunidades en ningún sentido o forma existente. Parece que las oportunidades laborales se fueron de vacaciones o se cerrado frente a mi. Lo peor de todo es que no es la primera vez y mucho de ello es responsabilidad mía. Gran parte de culpa es la falta de preparación, pero bueno, es solo la circunstancia de haber estado en algo que no era lo mio y pues, el tiempo no perdona. 

Hace unas semanas tuve una entrevista de trabajo y se me cuestiono el porque no he trabajado en lo que me corresponde. La respuesta fue simple: porque no he tenido el gusto de tener la oportunidad en mi campo. Se me presentaron 2 oportunidades de trabajo que NADA tenían que ver. Y las tome. En ese momento resolvieron mi situación económica. No puedo quejarme. Pero en este momento, no contribuyeron a mi crecimiento. Y estoy pagando el precio de ello.

Desde el principio no tuve a confianza en ninguna empresa a la que fui a solicitar oportunidad alguna. Me pedían algo que no podia ofrecerles ya que paradojicamente, no hay manera de tenerlo sino es ofreciéndose cual ofrenda humana a los dioses a punto de ser sacrificado. Y el tiempo ha pasado. 

Este año las oportunidades simplemente no llegaron de buena forma, y la única que llego, la deje ir, porque siendo sinceros, me ofrecía más de los mismo. El dinero iba a solucionar las cosas temporalmente, pero iba a ser la misma historia: nada que me beneficiara profesionalmente.

Parte de lo que he aprendido este año, es a cambiar. A cambiar para mejorar. Nadie dijo que era fácil. Nadie dijo que se podia al primer intento. Así que he decidido hacer cambios profundos, pero que a simple vista no se ven. Comencé de hecho hace varios meses pero no es cosa de que los resultados se vean. No, eso lleva tiempo.

Desafortunadamente la etapa creativa que alguna vez tuve (o creí tener) parece que también se fue de vacaciones. Se que hay muchas alternativas, algunas decorosas, otras no honradas y otras infortunadas. Pero se que me levantare cual boxeador en la lona. Probablemente mucha gente vive una situación similar a mía. Y hasta puede ser que peor. En algún momento pensé que estaba solo. Y no es así. Tengo a mi familia. Y eso, es lo más importante que puedo tener. Si, se que es importante el dinero. Y resuelve muchas cosas. Pero quienes tengan la fortuna de haber caído, no es lo más importante. 

No se que vendrá el día de mañana. No se si de repente una idea revolucionaria o simplemente una idea buena venga y de en el blanco. No lo se. Lo que si se es que cualquier cosa que venga es bienvenida. Porque tengo la fortuna de estar vivo y eso, es ya una bendición. 

Bienaventurados todos. Feliz inicio de año.


P.S. Y si viene un mejor porvenir, ¿porque no hacerlo acompañado? Ojala eso cambie. 
Publicar un comentario