jueves, junio 27, 2013

Macca, Jacko y Yoko: El triangulo del millón de dolares

Los lectores de MUSICIAN conocen la historia de cómo el joven amigo de Paul McCartney, Michael Jackson , compró el catálogo de composiciones Lennon-McCartney a mediados de los ochentas. John y Paul habían vendido los derechos de sus composiciones a un publicista llamado Dick James cuando eran unos jóvenes sin experiencia. NORTHERN SONGS de James ganó millones con los 'copyrights'. En 1967, mientras los Beatles estaban de vacaciones con el Maharishi, James vendió NORTHERN SONGS a un personaje del mundo del espectáculo llamado Sir Lew Grade [1]. 

Lennon y McCartney se dieron cuenta por primera vez que alguien más era dueño de sus posesiones más valiosas, las canciones. Esto le dejó a Paul una huella profunda durante años y a inicios de los ochentas [2] McCartney aconsejó a su ocasional socio en los estudios de grabación que invirtiera en los derechos de publicación musical. Jackson adquirió el catálogo musical Lennon-McCartney. Paul no disimuló lo furioso que estaba sintiéndose traicionado. 

Pero siempre ha existido un gran aspecto en toda esta historia que no tenía sentido. Y esto se lo sugirió Timothy White a McCartney en la edición de 1988 de MUSICIAN, indicándole que pudo haber luchado con Jackson por las canciones. La respuesta de Paul fue provocativa: 
"Pude comprarla pero se presentaron complicaciones con Yoko que me impidieron hacerlo". 




Resulta curiosa la afirmación ya que en la edición de abril de la revista se reveló que Sean Lennon, el joven hijo de John y Yoko, había permanecido con Michael Jackson. el verano pasado. Resultaba obvio que no había malas relaciones entre Yoko y Jacko. Esto se apreció claramente cuando los fans de los Beatles así como McCartney, Harrison y Starr protestaron por la licencia que Jackson concedió a la firma comercial NIKE para utilizar el tema "Revolution". La reacción de Yoko fue defender a Michael. [3]

Si esto no es motivo suficiente para afirmar que se trataba de una conspiración basta considerar que en los EE.UU. los derechos de 'copyrights' de las canciones establecen dos periodos de 28 años cada uno. Sin embargo, cuando la ley fue observada en 1978, se agregó una previsión para cuidar los intereses de los herederos del compositor. Se trata de una ley compleja. Los expertos indican que implica que si el compositor muere durante el primer término del plazo de 28 años sus herederos pueden reclamar el segundo independientemente de cualquier otro trato. Esto significa que a partir de 1990 la mitad de todas las canciones Lennon-McCartney en los EE.UU van a revertirse al lado de los herederos de John (Yoko, Sean y Julian). De esta manera Michael Jackson se queda solo con la mitad de Paul. [4]

A continuación se reproduce la entrevista que MUSICIAN le hizo a Paul en que se le consulta directamente acerca del tema del destino del catálogo de Northern Songs y sus relaciones con Michael y Yoko: 

MUSICIAN: ¿Cuándo Northern estaba a la venta, Yoko y Michael Jackson hicieron un arreglo aparte para sacarte del medio? 
McCartney: Umm, ellos han pactado un nuevo trato. En efecto, me parece que ella está volviéndoselo a vender. No es lo que yo hago. Yo voy por otro camino. Procuro lograr un mejor trato para mis intereses. En realidad lo que sucedió es que yo tuve la oportunidad de comprar el catálogo Northern Songs. Yo conocía al tipo que la compró del editor original, Dick James. Dick James lo vendió mientras estábamos en Rishikesh. Fue una jugada sucia. El esperó que nos fueramos de viaje para venderlo [5]. Nos había dicho que era nuestra compañía. Al volver se lo hicimos recordar. Nos contestó: 'Lo siento, no lo era'. Así que se vendió. No tuvimos nada que ver. Luego gracias a Sir Lew Grade fue revendida. El tenía problemas en Inglaterra con su compañía fílmica debido a la película 'RAISE THE TITANIC'. Yo lo conocía así que fui a verlo y le dije que tenía un poco de dinero. El me dijo que eso era grandioso y también me planteó un precio de 20 millones. Pensé: 'las compuse por nada, 20 millones. Magnifico, aquí vamos'. Pero transcurrieron dos días y reflexione: 'oh Dios, no puedo ir y pagar 20 millones, y de pronto ser el nuevo propietario de Northern Songs. ¿Qué hay de John? ¿Qué hay con respecto a Yoko? ¿Qué sucede con el aspecto 'Lennon' de la transacción?' Me sentí muy mal al respecto. Así que llamé por teléfono a Yoko y le dije: '¿Qué te parece si pones 10 y yo 10, y nos convertimos en los propietarios? Así tendrás la parte de John'. Así era como pensaba. Era poner algo de justicia a la situación. ¡Que diablos! Compusimos juntos. ¿Acaso no era lo correcto en la mentalidad de las personas y financieramente si al final compartimos la propiedad? Ella me dijo que le parecía un precio demasiado alto y que consideraba que podía obtenerlo por 5 millones. Así que el asunto se complicó. Desde entonces ella negó todo aquello. No quiero tener fricciones con nadie, en particular con la viuda de John. Yo amaba a John. Si John la amaba, me hubiese gustado quererla.  
Pero esa es la verdad desde mi punto de vista. Si quiere negarlo, esta bien para mi. No estoy intentado decírselo al mundo. Yo sé lo que sucedió. Pudo ser una alucinación. No creo que lo fuera pero dejaré el beneficio de la duda. 
Lo que ocurrió después es que Michael compró la compañía por 50 millones. Yo me reuní con él en Los Angeles. Yo no le había hablado antes. Le tenía un resentimiento porque había sido mi amigo y no me había dicho nada al respecto. Hace poco conversamos. Le expuse que cuando firmamos nuestro contrato John y yo no sabíamos lo que era la publicación de canciones. Pensábamos que las canciones estaban en el cielo y que le pertenecían a todos. En la actualidad incluso los chicos están mejor enterados. Nosotros no lo sabíamos. El año pasado "Yesterday" supero la marca de 5 millones de interpretaciones. El tema que más se le acerca llega a 3 millones y me parece que es otra canción Lennon-McCartney. Pero nadie se me aproximó y me dijo: "¡Oye hombre! Me parece que necesitas un bonus. Has hecho un magnifico trabajo para esta compañía". Un día me desperté y reflexioné: '¿Qué es lo que sucede aquí? ¿Acaso voy a estar satisfecho por el resto de mi vida con este contrato que firme cuando tenía 20 años? ¡Yo he hecho mucho por esta compañía!' 
Así que le dije eso a Michael... Yo quería que reconociera en el contrato que yo era un compositor para esta compañía que le pertenecía. No tenía cuestionamientos respecto a su condición de dueño. Fue una venta justa y apropiada. El me dijo que no quería herir a nadie y yo le manifesté que lo sabía. El es un tipo genuino, Mike. No me parece que quisiera herir a persona alguna. Así que me siento optimista al respecto. Me parece que podemos actualizar el contrato. Es como ir a tu compañía discográfica y decirles: '¡Vamos, muchachos! ¡Hemos logrado un par de números uno! ¿Acaso no le das al tipo un presente de navidad o algo por el estilo?'. Así que me gustaría un buen contrato para el futuro. Le dije: 'Tenemos que hablar al respecto y otro asunto al que quiero referirme es el de la comercialización'. 
Incluso yo manejo el material de Buddy Holly y a veces permito que se empleen algunos temas en comerciales. Buddy hizo comerciales y su familia (la que ahora recibe el dinero) quiere que su material se utilice para comerciales. Ellos son muy felices. Me parece que Buddy hubiera estado feliz. Pero nosotros establecimos este enorme precedente con los Beatles. Coca Cola nos ofreció millones por avisos masivos y nosotros siempre rechazamos los ofrecimientos. Decíamos: 'No, hombre, no será bueno para las canciones'. Me parece que es lo que ha sucedido cuando "Revolution" se convierte en un aviso de zapatillas. Pierde un poco de ese encanto que tenía para nosotros en los sesentas. Yo tengo entendido que "All You Need Is Love" es ahora un aviso para Nacional Panasonic. Alguien me lo dijo el otro día y no me parece que sea 'cool'. Desearía que permanezca como un himno de paz y amor como representaba en los sesentas. ¡No quiero que se relacione con un sistema de alta fidelidad! Tampoco quiero que "Good Day Sunshine" se convierta en una galleta Oreo. No me parece que Michael necesite el dinero. No lo creo, y tampoco me parece que le haga falta a Yoko. Así que Michael y yo nos reunimos en Los Angeles. Somos buenos amigos y vamos a conversar para resolver todo esto. Mientras tanto, tengo entendido que Yoko, Sean y Julian han estado en Northern y me parece que le están volviendo a vender los derechos de John – solo por tratarse de un negocio. 
MUSICIAN: Bueno, ¿No podría llamarla y decirle: 'Déjame comprarlo'? 
McCartney: No. ¿Crees que me dejaría hacerlo?. Así no es. Estoy seguro que ella no lo vendería. Sería la ultima persona a la que lo vendería. Este es un poquito el juego que tenemos aquí. Un viejo juego que ya lleva 20 años. Solo lo resolvemos este año, así que no se desvanecerá. Pero hay espacio para mucho movimiento y afortunadamente podemos regresar a la música, que es donde se supone deberíamos concentrarnos. 

(Artículo publicado en la revista MUSICIAN en mayo de 1990) 

Datos complementarios

[1] Dick James vendió su parte de acciones de NORTHERN SONGS a la cadena ATV de Sir Lew Grade a mediados de marzo de 1969 en una transacción por la que recibió mas de 1 millón de libras esterlinas. MUSICIAN señala que la operación se concreto en 1967 mientras los Beatles se encontraban con el Maharishi en Rishikesh basándose en lo que en la entrevista afirmó Paul McCartney. Resulta evidente que el ex-Beatle no citó bien los hechos. 
[2] En la primavera de 1982 Paul McCartney graba "The Girl Is Mine" con Michael Jackson, compuesto por Jacko. Se editó como single con "Can't Get Outta The Rain" de Jackson el 25 de octubre en EE. UU y el día 29 en Gran Bretaña. También se incluyó en el álbum 'THRILLER' el 29 de noviembre de 1982 en los EE.UU. y aparece en el Reino Unido el 3 de diciembre. McCartney trabajó con Jackson en los temas "Say Say Say" y "The Man" que se incluyeron en su álbum 'PIPES OF PEACE'.
[3] Según NEWSWEEK Yoko Ono ya se había mostrado complacida con la noticia que Jackson había adquirido el catalogo Northern Songs como parte de ATV. Citando un vocero de la viuda de John manifestó que la Ono estaba satisfecha que el catálogo no haya sido adjudicado a un conglomerado de personas sin rostro. 
[4] Una nota publicada en FOX NEWS en diciembre del 2002 presenta como argumento de la verdadera motivación de Paul McCartney para invertir los créditos de la composiciones Lennon-McCartney en su álbum 'BACK IN THE US' la cólera del ex-Beatle porque gracias al Acta que rige la Composición de Canciones y que se remonta a 1927 Yoko Ono recupera la parte de 'copyrights' de Lennon mientras Macca sigue sujeto al acuerdo. 
[5] Dick James vendió su 23% de acciones de NORTHERN SONGS a Associated Televisión (ATV). Lo hizo sin decirle a los Beatles. Paul y John se encontraban de viaje de luna de miel con sus respectivas esposas. James no quiso esperar a que John y/o Paul regresaban. No quería que el precio de mercado cayera. Sabía que no iban a extender el contrato de composiciones con NORTHERN SONGS y dudaba que la relación entre Lennon y McCartney durara mucho.
Publicar un comentario