domingo, junio 30, 2013

Ella se fue de casa

En febrero de 1967, Paul dio con un artículo periodístico que informaba sobre una chica de 17 años, estudiante del nivel A (A level) que se había ido de su casa desde hacía una semana. Se citaba a su atribulado padre diciendo "No imagino por qué se puede haber ido. Ella tiene de todo acá". El tema de fugarse de la casa era repetitivo entre los adolescentes en 1967. Como parte de la creación de una sociedad alternativa, el gurú de la contracultura Timothy Leary urgió a sus seguidores de salirse de lo tradicional, de abandonar la educación y el típico empleo. Como resultado de ello, una "manada" de adolescentes se dirigieron a San Francisco, centro del Flower Power (el "poder de la flor"), lo cual llevó al FBI a anunciar un récord de 90.000 fugas juveniles ese año.

Teniendo únicamente los hechos presentados por el diario como guía, Paul creó una canción atrapante de una chica que sigilosamente deja su claustrofóbico y respetable hogar en busca de diversión y romance en los "swinging Sixties". Lo que él no sabía en ese momento era cuán exacta era su especulación. Tampoco tenía idea de que él había conocido a la chica en cuestión hacía tres años. La chica a la que se refería el diario era Melanie Coe, hija de John y Elsie Coe, residentes en Stamford Hill, al norte de Londres. Las únicas diferencias entre su historia y la que se cuenta en la canción son que en vez de encontrarse con un hombre "del negocio automotor" ("a man from the motor trade", una referencia a Terry Doran, un viejo amigo de Paul de Liverpool), ella conoció a un hombre del negocio del juego, específicamente de un casino, y que ella se fue durante la tarde mientras sus padres estaban trabajando y no en la mañana mientras dormían. "Lo sorprendente del tema es la cantidad de cosas de mi vida a las que el tema se acerca" -dice Melanie- "En la canción los padres dicen 'le dimos todo lo que el dinero puede comprar', lo cual era verdad en mi caso. Yo tenía dos anillos de diamantes, un tapado de armiño, vestidos de seda pura y cashmere hechos a medida y hasta mi propio auto... Después estaba el verso 'luego de vivir sola durante tantos años', lo cual me sacudió, porque yo era hija única y siempre me sentí sola," continúa Melanie. "Nunca hubo comunicación entre yo y ninguno de mis padres. Era una batalla constante. Me fui porque ya no los podía enfrentar más. Escuché la canción cuando salió y pensé que se trataba de un caso parecido al mío pero jamás soñé que hubiera sido sobre mí. Me acuerdo de estar pensando en que yo no me había ido con un tipo del negocio automotor, así que no podía tratarse de mí! Tendría veintitantos años cuando mi mamá dijo que había visto a Paul en la televisión diciendo que la canción se había basado en una historia sacada del diario. Ahí es cuando le empecé a decir a mis amigos que era sobre mí".

El caso de Melanie era un buen ejemplo de cómo la cultura alternativa de los sesenta causó un choque de valores entre las distintas generaciones y expandió la brecha entre ellas. Melanie ansiaba una libertad de la que había oído hablar pero que no hallaba en su casa. Su padre era un ejecutivo de un relativo buen pasar, y su madre era peluquera, pero su matrimonio era seco y frágil. La familia no era religiosa: para ellos lo más importante en la vida era el respeto, la pulcritud y el dinero. "A mí mamá no le gustaba ninguno de mis amigos," recuerda Melanie. "No me dejaba invitar a nadie a casa. No le gustaba que yo saliera. Yo quería actuar, pero no me dejaba ir a clases de teatro. Ella quería que fuera dentista. No le agradaba mi manera de vestirme. No quería que hiciera nada que yo quisiera hacer. Mi padre era débil y se dejaba llevar por lo que decía mi mamá, incluso cuando estaba en desacuerdo con ella".

Fue a través de la música que Melanie encontró consuelo. A los 13 años de edad empezó a ir a los clubes del West End londinense y, cuando empezó el legendario programa de TV "Ready Steady Go!" a comienzos del '63, entró como bailarina estable del programa. Sus padres a menudo la buscaban por los clubes y se la llevaban a la rastra de vuelta a casa. Si regresaba muy tarde, le pegaban. "Cuando salía, yo podía ser yo. De hecho, en los clubes se me alentaba a que fuera yo misma y a pasarla bien. Bailar era mi pasión. Me volvía loca por la música del momento y no veía la hora de que saliera el próximo single. Cuando la canción dice 'algo se le había negado', ese algo era yo misma. No se me permitía ser yo. Yo buscaba entusiasmo y afecto. Mi madre no era para nada afectuosa... jamás me dio un beso". 

El viernes 4 de octubre de 1963, Melanie ganó un juego de mímica en "Ready Steady Go". Por coincidencia, resultó ser la primera vez que los Beatles estaban en el programa y su premio le fue entregado por Paul McCartney. Cada uno de los Beatles le dio un mensaje firmado. "Pasé días en el estudio ensayando así que estuve cerca de los Beatles todo ese tiempo. Paul no era particularmente conversador y John parecía distante pero sí estuve un buen rato charlando con George y Ringo". La "huida" de Melanie de su casa la llevó a los brazos de David, un croupier que había conocido en un club. Alquilaron un departamento en Sussex Gardens cerca de la estación Paddington y una tarde mientras paseaban vieron la foto de ella en el diario. "Inmediatamente me fui al departamento y me puse anteojos oscuros y un sombrero. De ahí en más viví aterrorizada de que me encontraran. De hecho me descubrieron a los diez días porque me parece que se me escapó decir dónde trabajaba mi novio. Hablaron con su jefe y él me persuadió de llamarlos. Cuando vinieron a verme, me metieron en el asiento de atrás del auto y me llevaron de vuelta a casa". Para poder finalmente escaparse de sus padres, Melanie se casó a los 18. El matrimonio no duró mucho más de un año y a la edad de 21 se había mudado a EE.UU. para vivir en un ashram y trató de abrirse camino como actriz. Melanie vive ahora en las afueras de Londres con dos hijos pequeños y su pareja, comprando y vendiendo joyas del Hollywood de los años '50. "Si tuviera que vivir mi vida nuevamente, no elegiría hacerlo de la misma forma. Lo que hice fue muy peligroso pero tuve suerte. Supongo que es lindo quedar inmortalizada en una canción pero más lindo hubiera sido quedar inmortalizada por hacer otra cosa que escaparse de la casa".

Al momento no encuentro la fuente del articulo, así que tan pronto lo encuentre, lo pondré para darle el crédito al autor del articulo.
Publicar un comentario