miércoles, mayo 15, 2013

Ser Maestro en México

Ser profesor, considero, es una profesión difícil. No siento que sea fácil el formar a ciudadanos en distintas ramas del conocimiento. Al igual, ser licenciado o ingeniero son profesiones difíciles. 

Hubo un tiempo en que me animaban a convertirme en profesor. Tal vez las carencias laborales me inclinaban a formar parte del circulo de formadores de México (es un termino mio así que no tomen tanta importancia), pero decidí continuar en otra dirección por una sencilla razón: no tenia vocación de maestro. Analice mis capacidades y llegue a la conclusión de que para ser un buen formador, primero debía estar bien conmigo mismo y lamentablemente no cumplía con eso en aquel entonces. Antepuse el bienestar de los niños que pudiese llegar a formar a la mala calidad de enseñanza que pudiese otorgarles. Porque ademas de no tener la vocación, no tenia la preparación. 

Porque es un arte ser maestro. Se requiere paciencia. Convicción. Y lamentablemente, en México, dejar de lado ciertos deseos (entre ellos el vivir bien) a costa de realizar el trabajo. Suena esto parecido con otros trabajos. Y si, lo es, ya que el capitalismo orilla a esto, a la degradación del ser humano en aras de lograr la acumulación de riquezas, a costa de lo que sea (incluso al exterminio tanto de ideas como de competidores). 

Hoy, celebrando al formador de pensadores, de genios, de inventores, de personas, de ciudadanos, el Maestro, esa figura tan degradada hoy en día por el 4° Poder. Sus acciones no han sido las mejores en cuanto a llegar al beneficio de un sector esclavizado por sus lideres y llevado a la mala imagen. Porque aunque se diga que no importa, la imagen dice mucho, pero al final, siempre al final, las acciones dicen más que la imagen o las palabras. 

Suerte Maestros. Porque un país como el nuestro merece un cambio de ideas. En todos los sentidos. Porque si ustedes como formadores, tienen la oportunidad de bloquear el lavado de cerebro que se recibe a través de la caja tonta, serán en un futuro, los héroes que este país tanto necesita.
Publicar un comentario