sábado, junio 19, 2010

La Palabra

Una palabra lo cambia todo.
Lo afecta todo.
Lo cura todo.

Hay momentos en la vida de uno en que se despierta después de una noche de exceso. Y espera. Y no encuentra.

Momentos después encuentra, pero no entiende. Y no entiende porque no hay "que" entender. Porque no encuentra más que nada.

Y finalmente, en el momento de sinceridad, en aquel que uno quiere escuchar el "porque", se encuentra con la realidad. No hay paso adelante. No hay sinceridad. No hay verdad.

La palabra parece que afecta. Pero, ¿Realmente a quien afecta?¿A quien la dijo o quien la recibe?

Unos días ya han pasado. De ligera confusión. Y comprender la realidad. Saber que todas las cosas deben de pasar. Y que hay que crecer. Que el tiempo no cura nada y que no es un doctor. Que hay que lograr engancharse a aquello que puede hacernos felices y no aferrarse a aquello que "parece", pero no merece.


You say yes... i say no
You say goodbye... and i say hello.

Tan diferente. Si, oh tan diferente.
Publicar un comentario