domingo, junio 13, 2010

Descarrilado

Ayer tuve mi noche de un día difícil.

Una botella de Johnnie Walker.
Una botella de Smirnoff.
Una botella de Jack Daniels.


Mi cara después de una noche donde los demonios rondaban.
Un exorcismo era necesario.
Mucho tiempo ha pasado desde que lo hice por ultima vez.

En fin. Maldita resaca. Malditos churros. Maldita sea. Feliz cumpleaños.
Publicar un comentario